Buscar

Medicina China: mucho más que acupuntura

¿Sabías que la acupuntura es solo una técnica dentro de la Medicina China? Y sí, es la más conocida y la que casi siempre está presente, pero hay varias técnicas más (así que… si tienes pánico a las agujas, igualmente puedes venir a consulta). Tranquil@, que no te dejo con las ganas de saber más, te lo cuento todo a continuación. La Medicina China es un sistema médico de tradición milenaria que algunas fuentes remontan incluso hasta hace 3000 años a.C. (edad de Piedra). Al parecer, de manera intuitiva, presionaban algún punto con piedras que aliviaba su padecimiento. Esto llevo con el tiempo a estudiar de qué manera afectaba cada uno de los puntos y a reconocer una compleja red de “autopistas” por las que circula la energía que hace que te muevas y estés vivo, digamos que es tu gasolina o lo que desde la concepción china, nosotros llamamos, el Qi o energía vital. Se sustenta en la concepción del Ser Humano como un microcosmos que refleja el Universo o Macrocosmos y, por tanto, los movimientos energéticos que suceden fuera, también se producen en cada persona. Y esto, que parece muy esotérico, es de una sencillez aplastante una vez que te adentras en su teoría y en las diversas filosofías que se entrelazan con los conocimientos médicos chinos. El objetivo de la Medicina China es restablecer el equilibrio interno del individuo (lo que en medicina occidental diríamos la homeostasis interior). ¿Reequilibrio de qué? Tratar de equiparar conceptos de la medicina china con los occidentales para entenderos es simplificar mucho su significado y no es demasiado correcto aunque está muy de moda, pero para entendernos, haré alguna mención sobre lo que podríamos pensar al hablar de Yin, Yang, Xue y Qi. En consulta buscamos equilibrar el Yin (o líquidos orgánicos), el Yang (o energía calorífica, es “el impulso de tu motor”), la Xue (o sangre corporal) y Qi (o energía cinética, la capacidad de movimiento). Lo bonito de la Medicina China es que su objetivo no solo es tratar, sino también prevenir y mantenerse saludable antes de que aparezca el desequilibrio. Pero a lo que vamos… ¿Qué técnicas se utilizan para ello? · ACUPUNTURA:

Se basa en la inserción de agujas finas y estériles en determinados puntos del cuerpo (puntos de acupuntura). Así accedemos a esa red de “autopistas” de la que os hablaba antes, para indicarle al cuerpo que dónde no haya energía la rellene con la que hay en exceso en otras partes del organismo o desde dónde está estancada (es decir, es cómo si cerraran una transacción de negocios: tú tienes más energía, pues me la llevo; a mí me sobra, ya me interesa que te la lleves). Estos desequilibrios energéticos dan lugar a síntomas (que es lo que tú quieres saber, ya lo sé, que nos conocemos) como insomnio, dolores de cabeza, molestias digestivas, alteraciones menstruales, ansiedad, contracturas y tensiones en la espalda, estreñimiento, etc. · MOXIBUSTIÓN:

Aplicación de calor en diferentes puntos o zonas para aportar esa energía calorífica que falta ahí (cómo cuando te pones el brasero o la estufita para calentarte las piernas o las manos que están frías. Lo mismo, pero a un nivel interno). Para muchas personas, es un gustazo de otro mundo. Palabrita de Marta. La moxibustión es todo un mundo: las moxas típicas son de Artemisa vulgaris, pero hacen mucho humo y tienen un olor fuerte muy característico que si te han hecho, ya sabrás de qué hablo. Pero hoy en día, también existen de carbón con un porcentaje mínimo de Artemisa (moxas sin humo). Hay distintos formatos de aplicación: en puro, en conos, en una cajita… · VENTOSAS:

La succión de la piel con ventosas estimula la circulación sanguínea en esa zona (provoca hiperemia) y esto ayuda a destensar musculatura o tejidos rígidos (contracturas, tensión en paravertebrales, lumbalgias, migrañas tensionales, dolor menstrual) y a mejorar la nutrición celular de éstos. Hay distintos tipos de ventosas aunque las más habituales suelen ser de vidrio o de plástico. Como único punto “negativo” es que las ventosas fijas (se mantienen de 5 a 20 minutos) provocan muchas veces hematomas con la forma de la ventosa, ¡pero desaparecen al cabo de pocos días! Y además… hay otras formas de trabajar con las ventosas: pueden ser móviles o rápidas (se ponen y se sacan en cuestión de segundos, por lo que favorecemos también la circulación de la sangre sin generar marca). · AURICULOTERAPIA:

Seguramente de esta técnica también habrás sentido hablar. Muchas veces se utiliza como única opción, porque con la falta de regulación actual en nuestro país de la medicina china, se puede estudiar por separado, pero personalmente, considero insuficiente un tratamiento únicamente sintomático con auriculoterapia. En cambio, como técnica acompañante es fabulosa y refuerza el tratamiento post-consulta, alargando los tratamientos de la sesión. Normalmente se ponen unas pegatinas con semillas de una planta (Vaccaria) o con bolitas magnéticas, aunque también pueden punturarse en consulta algunas zonas con agujas en la propia consulta. · ELECTROACUPUNTURA:

Para incrementar los efectos de la acupuntura, a veces se emplea el uso de electricidad entre una aguja y otra (sobre todo en parálisis, en dolores estructurales: de espalda, de hombro, de tobillo, etc). No se aplica en caso de problemas cardíacos. · TUINA:

¿Sabías que en Medicina China también damos masajitos?. El trabajo manual nos permite: - favorecer la circulación sanguínea y linfática (aunque este concepto no sea chino), nutrir tejidos para aliviar el dolor y favorecer la detoxificación corporal (celulitis) - promueve la relajación muscular - calentar zonas frías que provoquen dolor, rigidez y entumecimiento, etc. - reduce la inflamación - mejora la movilidad articular - estimular la circulación del Qi a lo largo de los meridianos, desbloqueando estancamiento que provoque dolor (estreñimiento, dolor de espalda, lumbalgia). Tui significa empujar y Na significa agarrar. También se denomina AnMo (Anfa: presión perpendicular sobre la piel, Mofa: fricción circular sobre la piel). ¡También existe el Tuina facial y craneal para el tratamiento del insomnio y la ansiedad! Esto te lo cuento en otro post ;) · DIGITOPUNTURA:

Si no eres muy fan de las agujas, también se pueden estimular los puntos de acupuntura que te contaba antes con los dedos o con algún instrumento que presione con intensidad. Como en el caso de la auriculoterapia, a veces se estudia por separado, y hay quienes la aplican sin demasiada base de teoría china ni una diagnóstico exhaustivo desde la visión china (cosa que desde mi percepción es un error). Suelo mandar como deberes la estimulación de algunos puntos en función de las necesidades de cada persona para reforzar en los tiempos entre visitas el tratamiento. · QI GONG:

Trabajo de la energía vital a través del movimiento físico. A veces se pueden recomendar algunos ejercicios para casa que favorezcan el trabajo que se realiza en consulta. Y esto es solo un pequeño resumen. Sí, la Medicina China es muy completa y apasionante.





¿Sabes qué puede tratar? Aquí tienes un listado de distintas patologías en los que la OMS ha determinado que la acupuntura tiene efectos destacables:

https://acupunturavalles.wordpress.com/que-es-la-medicina-china/ Te dejo un resumen a continuación: - Ansiedad y estrés - Insomnio - Alteraciones digestivas: hinchazón abdominal, SIBO, estreñimiento, diarreas (síndrome de colón irritable), hiperacidez, gastritis… - Disfunciones de la menstruación. - Síntomas de la menopausia - Migrañas - Lumbalgia, dolor de hombro, trocanteritis, esguinces en tobillo, contracturas - Rinitis aguda, asma - Patologías dérmicas: psoriasis, rosácea, eccema - Fatiga crónica, fibromialgia, esclerosis múltiple - Acompañamiento en enfermedades autoinmunes: lupus eritematoso, artritis reumatoide, hipotiroidismo de Hashimoto, etc. ¿Te veo en consulta? Marta Mañero Yoga & Terapias Yin Yoga, Backmitra, Yoga Nidra Medicina China - Acupuntura Masajes & Biomagnetismo @martamebcn @acupunturaestetica.y.terapias




17 visualizaciones0 comentarios