Buscar

Niyamas. (Las ramas del Yoga III)

“Cuando un río renuncia a las limitaciones de sus propias riberas es cuando se convierte en el poderoso mar; no tengas miedo de desprenderte de las baratijas de tu ego para conseguir el diamante de gracia”. Swami Veda

Siguiendo con la serie de artículos dedicados a las ramas del yoga, hablamos hoy de los Niyamas.


Junto con los yamas ( de los que ya hablamos en un artículo anterior https://www.belotusyoga.com/post/yoga-una-forma-de-vida-yamas-las-ramas-del-yoga-ii ) los niyamas son la base del pensamiento yóguico. Pueden considerarse como pauta o principios éticos.


Los niyamas son códigos éticos de conducta personal. Adoptar esos códigos de conducta no debe hacerse desde la obligación, se llega a ellos desde la convicción a través de un proceso de evolución, dándote cuenta de las cosas que te hacen sentir bien, tomando decisiones, y cambiando actitudes.







1. SAUCHA


Pureza, limpieza y claridad


Saucha nos invita a purificar nuestros cuerpos, nuestros pensamientos y nuestras palabras.


La energía de la consciencia reside en nuestro interior, aunque en la mayoría de nosotros permanece dormida u oculta por capas de miedos, creencias, ego o pensamientos limitantes y de maltrato físico como, mala alimentación, excesos y falta de ejercicio. Practicar la pureza consiste en dedicarse en eliminar esas capas de “suciedad”, física y mental, que impiden que esa energía fluya libremente. Trabajar saucha con constancia nos lleva a un estado de paz mental.


Saucha también se puede entender como orden, por ejemplo, mantener nuestro espacio limpio y ordenado es evidente que influye en el estado de nuestra mente. Hemos de diferenciar entre limpieza y purificación. La limpieza consiste en lavar la superficie, cambiar la apariencia exterior. La purificación va más allá, funciona en nuestro interior y nos ayuda a liberar nuestra esencia.


Ser puros significa aceptar sin miedo nuestros pensamientos, nuestros sentimientos y no tener que ocultar nada, especialmente a nosotros mismos. Conforme nos deshacemos de pensamientos negativos o limitantes y de desechos tóxicos, nuestros cuerpos se vuelven más vivos, nos sentimos más ligeros y desahogados y obtenemos una sensación de amplitud física y mental.


En el Hatha Yoga clásico se trabajan una serie de técnicas de limpieza o shatkarmas. Estas técnicas se siguen utilizando en la India y se consideran tan importantes como las prácticas de asana y pranayama.


Estas técnicas incluyen:

Neti – limpieza nasal

Dhauti – limpieza del tracto digestivo

Nauli – masaje abdominal

Bhasti- limpieza del sistema digestivo

Kapalabhati: purificación y vitalización de los lóbulos frontales

Trataka o limpieza ocular


2. SANTOSHA


Contentamiento


"Permanece en el centro y observa cada momento con serenidad". C.L.


Santosha nos invita a contentarnos desde un centro sereno, con gratitud por lo que tenemos y practicando el “no buscar”.


Cuando dejamos que nuestro estado emocional dependa de alguien o algo fuera de nosotros, nos volvemos indefensos. Cuando nos liberamos de esa actitud de dependencia, nos damos cuenta que la fuente de la felicidad ya está dentro de nuestro interior y nos otorgamos el poder de nuestra propia felicidad. Una felicidad que no depende de nada externo.


Practicar la gratitud por lo que somos y tenemos nos evita la sensación de pequeñez e inferioridad y nos hace sentir plenos y centrados en la alegría de nuestra propia vida.


La ilusión de que podría haber algo más en el momento actual genera sensación de descontento. El momento es el que es y siempre está completo. La vida es completa tal y como viene en cada momento, si entendemos eso, entramos en una sensación de satisfacción y plenitud. Los budistas hablan de desarrollar una calma permanente y firme, como un árbol tan arraigado en la tierra, que por muy fuertes que sean los vientos que lo mueven, no consiguen derribarlo.


Existe un dicho oriental que dice que “en Occidente siempre se están preparando para vivir”, eso es porque no nos conformamos y agradecemos lo que tenemos y siempre esperamos y deseamos más. Cuando trabajamos Santosha aprendemos a vivir disfrutando realmente de nuestra vida.


3. TAPAS


Autodisciplina


Tapas suele traducirse como disciplina, pero literalmente proviene de la raíz “tap” que significa calentar o quemar. Tapas conlleva hacer uso del “fuego interno” o de la fuerza de voluntad para eliminar o “quemar” todos los obstáculos que te impiden cumplir un propósito (como por ejemplo mantener la disciplina de la práctica).


Desde la visión yóguica más tradicional, el propósito de la práctica es llegar al estado de iluminación, pero no es necesario buscar una meta tan elevada, hoy en día podemos poner en práctica Tapas, eligiendo conscientemente la disciplina, como herramienta para conocernos mejor y buscando la autorrealización.


Se puede entender Tapas como restricción de una actitud o hábito que nos perjudica o como acción o práctica deliberada de algo que nos beneficia.


En definitiva, Tapas es nuestro esfuerzo decidido y comprometido por convertirnos en alguien más fuerte. Suelen ser las circunstancias o situaciones en las que estamos más difíciles las que nos moldean convirtiéndonos en personas fuertes y profundas.


4. SVADHYAYA


Introspección


Contemplación, meditación, reflexión sobre uno mismo. Svadhyaya nos invita a explorar y estudiar nuestro propio yo.


Todos los yamas y niyamas nos aportan herramientas para que el yoga sea algo más que un ejercicio físico, pero Svadhyaya es sin duda, el que hace que el yoga sea un camino de crecimiento y transformación personal. Tomar conciencia de que lo que ocurre en la esterilla es una manera de conocer nuestras reacciones fuera de ella.


Este niyama nos permite reconocer las capas en las que estamos envueltos. Capas creadas a partir de creencias impuestas, de vivencias, de miedos y de ilusiones. Nuestro carácter tiene muchas capas de sedimentación acumuladas desde nuestro nacimiento o incluso antes. Darnos cuentas de que esas capas existen, es el principio del autoconocimiento y de la liberación.


Pero no es fácil liberarse de esas creencias que pueden llevar años fijadas en nosotros, es necesario estar dispuesto a tener el corazón abierto, ya que durante el proceso de soltar esas capas pueden liberarse emociones a veces dolorosas.


5. ISHVARA PRANIDHANA


Rendición


En nuestra vida y en nuestra práctica de yoga deberíamos fluir de manera suave. Sin embargo, estamos bloqueados por nuestras creencias, tensiones y temores. A medida que nos relajamos y dejamos ir la rigidez de nuestros pensamientos, empezamos a fluir con la vida.


Ishvara pranidhana es la rendición del ego, es soltar la creencia firme de que nuestros pensamientos y convicciones son las únicas correctas. Cuando el ego deja de luchar por ser el número uno, empezamos a ver la vida con otros ojos y esta comienza a cuidarnos y nutrirnos de maneras sorprendentes.


A medida que el ego se rinde, el corazón se expande.





Los yamas y niyamas no son reglas severas, si no herramientas para vivir de manera más sencilla y eliminar el malestar en tu vida. No se trata de convertirse en un monje budista, se trata simplemente de ser más feliz.

“Tu cuerpo es tu templo. Mantenlo limpio y puro para el alma que reside en él.” B.K.S. Iyengar


Namasté

Love and light


Sonia Rodrigo



40 vistas

Síguenos

  • Facebook icono social
  • Instagram
  • YouTube

​© 2023 by Tu Centro de Yoga. Creado orgullosamente por Wix.com