Buscar

Postura corporal y yoga



La práctica de yoga tiene un gran efecto terapéutico sobre el cuerpo (la estructura física), el prana (energía vital) y la mente. La práctica de ásana es capaz de transformarnos a nivel físico, energético, intuitivo, emocional y espiritual.


En anatomía se define flexibilidad como la capacidad que tiene una articulación para realizar un movimiento alcanzando la máxima amplitud posible. Esta capacidad viene condicionada por dos factores principales: el tipo de articulación y la capacidad de estiramiento de los músculos implicados.

La mayoría de personas que se acercan al yoga van buscando mejorar su estado físico y ganar flexibilidad.

Pero la flexibilidad que proporciona el yoga y de la que obtenemos más beneficios, no es la corporal, sino la de la mente. El yoga flexibiliza nuestra mente para poder vivir cualquier situación que nos toque vivir con serenidad, conciencia y aceptación.


Muchas personas presentan dolores de espalda y los atribuyen al estrés o al cansancio, y no son conscientes de su postura corporal incorrecta. El problema a menudo tiene que ver con la forma en que trabajan su cuerpo y gestionan sus emociones.

Es importante saber que la postura puede modificarse y reeducarse mediante la actividad física. Una mala posición con el cuerpo inclinado hacia delante o exageradamente derecho, dificulta la respiración y puede generar lumbalgia, cifosis y/o lordosis, comprimir los órganos de la digestión y provocar molestias digestivas. Además, determina aspectos tan importantes como la posición de nuestros órganos. Cuando los músculos están en tensión y los órganos están desplazados se cansan más rápidamente y pierden eficacia. El cuerpo entero se ve afectado física, mental y emocionalmente. Por este motivo, es importante tratar de mantener una postura correcta.


Muchas veces las emociones son las causantes de una mala posición corporal. Cuando una emoción se instala, el desequilibrio muscular también aparece de forma permanente llegando a modificar la postura corporal y generando contracturas.

Normalmente ocurre que cuando existen emociones negativas se tiende a adoptar posturas de flexión, con los hombros y la cabeza adelantados de la línea central del cuerpo, comprometiendo de esta manera también la capacidad respiratoria.


La postura correcta es la que no se exagera o aumenta la curva lumbar, dorsal o cervical; es decir, se mantienen las curvas fisiológicas de la columna vertebral. Estas curvas nos permiten más movilidad entre las diferentes partes de la columna, nos ayudan a cargar peso más eficientemente, y a absorber mejor los impactos. De todos modos cada persona tiene una constitución y una forma diferente, con lo cual, lo que está establecido como postura correcta nos servirá como referencia, nunca como meta real.





Beneficios de una buena postura:

● Ayuda a equilibrar el cuerpo.

● Previene desviaciones de columna, tensiones y dolores de espalda.

● Evita el cansancio y la fatiga crónica: Al repartir el peso del cuerpo en forma uniforme, se mejora la oxigenación y el estado de ánimo.

● Contribuye a una mejor respiración: Una buena posición aumenta la capacidad pulmonar y mejora la respiración.

● Genera armonía en el organismo.

● Permite gastar menos energía: El cuerpo se oxigena y al estar equilibrado se optimizan las funciones del organismo.

● Transmite confianza y seguridad.

Existen diferentes métodos o técnicas con las que conseguir mejorar la postura corporal como pueden ser:

● Reeducación postural global

● Pilates

● Técnicas hipopresivas

● Yoga, etc.



La práctica habitual de yoga nos puede aportar muchos beneficios físicos y fisiológicos:


Aumenta la flexibilidad

Mejora el tono muscular

Fortalece los huesos

Mejora la respiración

Mejora la circulación

Mejora el trabajo intestinal

Alivia el dolor

● Relaja el sistema nervioso

Estimula el sistema inmunológico

Mejora el funcionamiento de los órganos sexuales

● Aporta una mayor conciencia corporal

● Calma la mente


Como en cualquier ejercicio físico la constancia es muy importante para notar sus beneficios. Con la práctica de yoga aumenta la flexibilidad articular y la elasticidad muscular y desaparecen dolores y tensiones, ya que al alinear huesos y músculos y dar flexibilidad al cuerpo en general, existirá menos tensión y mejorará en todos los aspectos la postura corporal. También se adquiere una mayor conciencia corporal, lo que ayuda a tener una atención constante de tu posición y corregir de forma natural malos hábitos posturales.


Es importante entender que todas las estructuras están relacionadas entre sí, y que un desajuste en una zona del cuerpo puede ocasionar molestias en una zona alejada de ella o conllevar malas adaptaciones.


Prueba a colocarte de pie con los pies paralelos y presionar fuerte con todo el pie contra el suelo, sentirás que las rótulas se elevan, los muslos se contraen e incluso que el suelo pélvico se activa. Algo tan sencillo como una buena colocación de la planta del pie puede cambiar la postura general del cuerpo.


Existen diferentes estilos de yoga que se adaptan a las necesidades o gustos de cada persona, pero todos nos van a aportar una mayor consciencia corporal y un gran beneficio para todas las estructuras del cuerpo, además de calma mental.


Existen grupos de posturas para trabajar diferentes grupos musculares, posiciones de la columna o de las caderas, que además de trabajar el cuerpo tienen beneficios a nivel energético y emocional. Muchas veces manteniendo posturas de extensión de columna como Ustrasana (el camello) o Urdhva Dhanurasana (la rueda) en estilos más activos o posturas de apertura de pecho con soportes en yin yoga, se sueltan emociones que ayudan a liberar tensiones que han podido producir cambios en la posición del cuerpo.

El proceso puede darse de las dos maneras, corrigiendo la postura podemos cambiar el estado emocional o a la inversa, al soltar tensiones emocionales estancadas durante un cierto tiempo se puede recuperar poco a poco la posición correcta del cuerpo.





El yoga no es un deporte, es una práctica interior creada para generar consciencia, desapego y satisfacción.

No usamos el cuerpo para entrar en la postura, usamos la postura para entrar en el cuerpo.

El propósito del yoga es llegar a un estado meditativo desde donde pueda surgir la comprensión o la liberación.




Love and light

Namasté



Sonia Rodrigo






87 vistas2 comentarios

Síguenos

  • Facebook icono social
  • Instagram
  • YouTube

​© 2023 by Tu Centro de Yoga. Creado orgullosamente por Wix.com